Search
  • CEL Chile

La teoría de la “Revolución Molecular Disipada” y lo que debemos aprender los libertarios

Por Mario Desbandes


A medida que, a raíz de la insurrección anarco-comunista de octubre del año pasado en Chile, empezó a aumentar el contenido audiovisual de viejos y nuevos youtubers de derecha y libertarios, hubo un material en particular que me llamó la atención, aunque me produjo cierto escepticismo en un comienzo. Se trataba de los videos de un medio llamado RST Chile, en los que un investigador de nombre Alexis López, con mucha seguridad y, a diferencia de otros comentaristas contra-revolucionarios, empleaba tecnicismos y conceptos que parecían muy claros en cuanto a diagnóstico de lo que estaba sucediendo.


Tras analizar esos videos decidí darme el tiempo de profundizar en el tema, puesto que López calificaba el proceso insurreccional como “Revolución Molecular Disipada”, un concepto que sonaba un tanto elevado y quizás muy pomposo para explicarle a la gente un fenómeno que parecía relativamente más simple; sin embargo, al tomarme en serio lo planteado, me encontré con notables sorpresas.


De esta forma hoy no solo soy un convencido de que los términos ocupados por López SON los correctos, y no otros, sino que me siento en la obligación moral de hacer públicamente algunas distinciones y recomendaciones, dado que el investigador mencionado no solo ha sido invitado con frecuencia a instancias de conversación y formación libertarias, sino que también, y por esta misma masividad, han aparecido ya críticos de su persona y de “su teoría de Revolución Molecular disipada”.

Lo primero que DEBE ser aclarado, antes de que se le quite la seriedad que amerita el concepto, es que LA REVOLUCIÓN MOLECULAR DISIPADA NO ES UNA “TEORÍA DEL SR. LÓPEZ”, esto es importante decirlo, ya que, aunque haya sido el pionero en exponerla, TAL COMO ÉL MISMO INDICA EN SU PROPIO MATERIAL, esta teoría, que es más bien un método de acción revolucionaria, ES DE AUTORES REVOLUCIONARIOS, en dicho sentido lo que ha hecho López solo ha sido EXPONERLA.


Esta aclaración es siempre necesaria, pues, con todo el respeto que el sr. López merece, el mensajero está lejos de ser el tema central, sino la profunda gravedad del mensaje, por ende, la primera lección que debemos aprender es poder mirar la Revolución Molecular Disipada como lo que es, el método de acción revolucionaria en curso CREADA POR SUS PROPIOS PENSADORES Y ESTRATEGAS, y no la explicación que un investigador da de ella, la cual es completamente accidental, así que gracias a Dios estaba el sr. López para tener la lucidez y valentía de ser el primero en enseñarnos el problema, pero es hora de que NOSOTROS nos hagamos cargo de él. La derecha y los libertarios tienen que entender que el proceso revolucionario ES una Revolución Molecular Disipada y no porque el sr. López lo diga, sino porque OBJETIVAMENTE ES LO QUE LOS REVOLUCIONARIOS MISMOS CREARON Y ESTÁN EJECUTANDO; Y ELLOS MISMOS LO ESCRIBIERON EN SUS MANUALES.


Hecha esta aclaración, insto al lector a investigar a los propios autores de la misma, tales como Félix Guattari y Gilles Deleuze, ambos filósofos franceses muy importantes en el modelo deconstruccionista imperante, siendo el primero de ellos el autor del libro “La Revolución Molecular”, donde queda clarísimo que el método revolucionario de este autor neocomunista está hoy en acción en nuestro Chile. Quizá alguien más erudito que yo pueda reseñar de mejor manera cómo funciona y enseñarlo al común de los mortales, puesto que yo, como simple trabajador del campo, solo quiero contribuir con un grano de arena dando fe de que lo que se expresa en este libro y en otros manuales de autores deconstruccionistas ES LO QUE ESTAMOS VIENDO EN NUESTRO PAÍS. Será labor de nuestros filósofos y cientistas políticos enseñarlo de forma seria, y no en una simple columna como ésta.


Pero sí quiero aventurarme a algo, y es el segundo punto importante que quiero tratar aquí. URGE que el sector libertario haga propia la necesidad de enfrentar a la Revolución Molecular Disipada y actúe en consecuencia, y esto lo digo porque este modelo revolucionario presenta varias trampas que serán difíciles de detectar para amantes del libre mercado como nosotros, puesto que está hecha, entre otras cosas, para usar el mercado en nuestra propia contra.


La Revolución Molecular Disipada juega con lo más íntimo de las personas, altera su voluntad modificando sus creencias, sus sueños, sus emociones, sus sentimientos, su conciencia y por ende sus preferencias libres y subjetivas en pro de una revolución que muchas veces y de forma cotidiana e insistente NO se manifestará en el Estado, sino en las preferencias de la gente.


Los libertarios estamos acostumbrados a respetar las preferencias subjetivas y cómo éstas afectan espontáneamente el valor de los productos en el mercado, además, por nuestras raíces en las nobles escuelas liberal clásica y austríaca, estamos acostumbrados también a enfrentar el mal político, el desastre del socialismo y del Estado de Bienestar atacando, precisamente, la figura del Estado, pero no tenemos preparación alguna para enfrentar un comunismo que actúa sin Estado, desde abajo, y sin contradicciones (en un primer momento) con la economía de mercado, puesto que la usan a su favor, como forma de reproducir de manera sistemática en todo orden, un discurso revolucionario constante difundido por las marcas capitalistas más grandes y, como si esto fuera poco, presentando modos de vida insurreccionales como si fueran “libertades individuales”.


Los insurrectos están muy adelantados en muchos aspectos, desde la hegemonía concreta de la sociedad hasta su prolífica labor filosófica, donde no paran de especular nuevos conceptos para seguir haciendo andar su máquina de caos, publicando libros y estudios con sus teorías a diestra y siniestra. Si los libertarios seguimos haciendo análisis obsoletos, creyendo que con bajar impuestos y eliminando ministerios se detiene una Revolución Molecular Disipada (aunque hay que hacerlo igual, evidentemente), nos vamos a quedar abajo en el tren de la historia y nos vamos a quedar sin civilización y expropiados hasta de nuestra alma.


Mario Desbandes, labrador.

0 views
  • Icono social de YouTube
  • Icono social Instagram
  • Icono social Twitter
  • Facebook icono social

© Copyright 2018 

Contacto

Dirección

Santiago, Chile