Search
  • CEL Chile

Enemigo de la libertad: ¿Qué significa Boric para el movimiento libertario?

Por Mario Desbandes

Resulta llamativa la ausencia de un discurso potente dentro de la nueva derecha por parte del movimiento libertario con respecto a la elección de Gabriel Boric como presidente de la República. Salvando ciertas excepciones, parece ser que el hecho de que Boric no se vea tan "duro" como Jadue, a quien derrotó en primarias, se ha traducido en una relativa calma y expectación de cómo será la gestión frenteamplista, un tenue beneficio a la duda que no existiría si el Partido Comunista hubiera llegado a la Moneda.


Pues bien, ese es precisamente el error. La idea de que Boric es menos radical que Jadue es completamente falaz, lo que sucede es que la nueva izquierda frenteamplista, al ser líquida, deconstruida, progre y aburguesada, parece menos dañina, hasta una parodia de la real izquierda, mientras Jadue parecía un hombre mucho más capaz de restaurar el comunismo allendista con todas las de la ley.


Sin embargo, la doctrina leninista se encuentra presente en la nueva izquierda, y basta con darle un soplido al polvo que tiene por encima para encontrarlo. Recordemos que Boric es, ante todo, un autonomista, ideología que pocos conocen pero que es importante entender. El autonomismo aplica la transformación hacia el comunismo "empoderando" a la "sociedad civil", y ojo con esa trampa lingüística, pues algunos libertarios pueden sostener que ese elemento es positivo, no en vano el libertarismo valida la espontaneidad de las relaciones al interior de la sociedad civil libre respecto del Estado, pero cuando la nueva izquierda autonomista habla de sociedad civil no habla de individuos racionales y libres, habla de una masa popular, colectivista, que debe aplastar al que sobresale y que le exige al Estado redistribución de la riqueza.


Muchos creen que la nueva izquierda de Boric es "liberal" y "moderna" frente a la vieja izquierda que solía despreciar a homosexuales y generar colapsos medioambientales; lo cierto es que esas "libertades" y "aperturas de conciencia" se dan solo mientras sirvan para la lucha anticapitalista. Quien haya escuchado los discursos de simpatizantes del Frente Amplio respecto del feminismo, ecologismo, etc., comprobará que siempre el objetivo, más que la libertad o la sustentabilidad, es la conquista del poder político para obligar a la sociedad de forma totalitaria a experimentar ciertas transformaciones, las cuales son siempre contrarias a la propiedad privada, que es para ellos el origen de todos los males.


Todo ello sin contar con el hecho de que el Partido Comunista se encuentra en el poder junto al Frente Amplio, y nada exime a Chile de que no se impongan aquí las mociones de censura a la libertad de expresión que los comunistas ponen en todos los países donde tienen el poder. Los primeros días de gobierno ya dieron cuenta de ello: liberación de terroristas, perdonazo a los enemigos de la propiedad privada, aumento del intervencionismo estatal para redistribuir, todo ello aplaudido por las juventudes "modernas" al amparo del feminismo, el ecologismo y el movimiento LGBT, entre otros.


Los libertarios no tienen por donde perderse. La pasividad frente al triunfo de Boric no tiene sustento alguno. No existe esa diferencia nominal que separaría a Boric del comunismo, ya que el comunismo es una idea que no necesita que se milite en el Partido Comunista para ser profesada. Boric es un comunista. Los enemigos de la libertad tienen el poder en Chile. Los enemigos de la libertad tienen el monopolio del uso de la fuerza en sus manos. ¿Qué haremos los libertarios al respecto?

231 views0 comments