Search
  • CEL Chile

El programa liberal del Presidente Carlos Ibáñez del Campo

Updated: Nov 29, 2018

Por Branimir y Darinka Barrueto Jaman


Suele atribuirse la introducción de las ideas de libre mercado en Chile a los “Chicago Boys”, en la década de los 70. Sin embargo, la llegada de estas ideas a nuestro país se produjo casi veinte años antes, con la contratación de la Misión Klein-Saks.


En las elecciones presidenciales de 1952 resultó vencedor Carlos Ibáñez del Campo. El entonces “General de la Esperanza” prometía literalmente “barrer” con la clase política, después de catorce años de gobiernos radicales (1938-1952) que habían implementado el Sistema de Industrialización por Sustitución de Importaciones (ISI). Este sistema provocó una expansión insostenible del gasto público que se financiara con emisión monetaria. Ibáñez debió hacer frente a una inflación galopante que, para 1955, superó el 80%.



Según Sofía Correa Sutil, “fue entonces, en julio de 1955, que el gobierno contrató a la Misión Klein-Saks, de expertos norteamericanos, para que hiciera un diagnóstico de la economía chilena y propusiera políticas adecuadas para detener la inflación”. [1]


No deja de llamar la atención que Ibáñez -siendo un militar populista con fuertes lazos con Juan Domingo Perón y que incluso en la presidencial de 1952 fue apoyado por facciones del Partido Socialista- haya confiado la conducción económica del país a un grupo de economistas de corte liberal.


Según Rolf Lüders, la Misión tuvo éxito en disminuir la inflación promedio de los años precedentes:“(…) de ese 77.5 por ciento ya mencionado en 1954-1955, a un 17.2 por ciento en 1957” [2]


Pero la Misión no se limitó a sugerir una solución directa para terminar con el problema de la inflación. Aspiraron a un cambio global de las instituciones económicas, entre las que destacan la liberalización del comercio exterior y de los precios, la privatización de empresas estatales, la reducción de la administración del Estado y la restructuración del gasto público.


La Misión también colaboró a una rama poco desarrollada en ese momento en Chile: la libre competencia. A pesar que la legislación nacional no adoptó de punta a cabo sus sugerencias originales, su labor inspiró la dictación de la Ley N° 13.305, en 1959, que creó la Comisión Antimonopolios.


La Misión propuso establecer una prohibición para que el Estado concediera monopolios legales a todo tipo de instituciones, tanto públicas como privadas, así como también poner fin a aquellos que ya había otorgado. [3] Sin embargo, finalmente el Título V de la Ley N° 13.305 no recogió completamente la opinión de los expertos estadounidenses, limitándose a establecer que la concesión de un monopolio a los particulares debía realizarse mediante una ley. La norma tampoco restringió la posibilidad de cesiones de estos privilegios a organismos públicos y no se acabaron los monopolios legales existentes. [4] Aun así, no habiendo recogido el espíritu original de la misión, la Ley significó un gran paso para la gestación del sistema de libre competencia en nuestro país.


Pero la oposición a las medidas propuestas por la Misión no se hizo esperar. En enero de 1956 la CUT llamó a un paro general [5], y a la crítica de los sectores sindicales, se sumó la de los empresarios. [6]


El 2 y 3 de abril de 1957, una serie de disturbios sociales tuvieron lugar contra las alza de precios que derivó en saqueos. “La batalla de Santiago”, como fue denominada posteriormente, terminó con el saldo de 21 muertos (aunque algunas fuentes señalan que la cantidad de víctimas mortales fue superior.) [7]


Juan Pablo Couyoumdjian señala que la oposición a la Misión Klein-Saks: “(…) tuvo un componente ideológico importante. El origen estadounidense de este equipo de economistas y su experiencia en la implementación de un programa de reformas liberales en Perú, sumado al papel de ‘El Mercurio’ en su contratación, explican en parte esta reacción por parte de los partidos de izquierda de la época. La reacción del sector laboral era especialmente crítica [8]”


Finalmente, el gobierno del Presidente Ibáñez no implementó todas las indicaciones del grupo que contrató, por razones políticas. De esta manera, Chile fue privado de un temprano perfeccionamiento de su sistema económico, el que debió esperar dos décadas para tener lugar a manos de los herederos de la Misión, los Chicago Boys. Como consecuencia de no escuchar la alerta de los técnicos estadounidenses, la economía del país continuó su degeneración con los siguientes gobiernos.


Con la Misión Klein-Saks, se comprueba que la introducción de las ideas de libre mercado ingresaron a Chile veinte años antes de la llegada de los Chicagos Boys al gobierno, por lo que afirmar que aquella visión liberal fue introducida y aplicada por primera vez con los Chicagos Boys constituye un error histórico.


La consideración sobre cuándo Chile accedió a estas ideas no es menor, pues de haber adherido tempranamente a estas propuestas hubiésemos gozado un presente distinto. Para Rolf Lüders, si Chile hubiese seguido la senda propuesta por la Misión Klein-Saks en los años 50’, hoy ya seríamos un país desarrollado[9].


—————–

Notas


[1] Correa Sutil, Sofía, “Algunos antecedentes históricos del proyecto neoliberal en Chile (1955-1958)”, p. 124.


[2] Lüders Schwarzenberg, Rolf, “La Misión Klein-Saks, los Chicago Boys y la Política Económica”, Documento de Trabajo Nº 411, Instituto de Economía de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago, 2012, p. 5.


[3] Naranjo: Patricio Bernedo, Historia de la libre competencia en Chile. 1959-2010, Fiscalía Nacional Económica, Santiago, 2013, p. 42.


[4] Ídem.


[5] Correa Sutil, Sofía., ob. cit ., p. 136.


[6] Correa Sutil, Sofía., ob. cit ., p. 137.


[7] Ortiz Roberto, Revista Punto Final-abril 2002. Disponible en http://www.luisemiliorecabarren.cl/?q=node/2022


[8] Disponible en http://www.economiaynegocios.cl/noticias/noticias.asp?id=91338


[9] Lüders Schwarzenberg, Rolf., ob. cit ., p. 2.


Fuente: http://ellibero.cl/jovenes-libres/el-programa-liberal-del-presidente-carlos-ibanez-del-campo/

0 views
  • Icono social de YouTube
  • Icono social Instagram
  • Icono social Twitter
  • Facebook icono social

© Copyright 2018 

Contacto

Dirección

Santiago, Chile